miércoles, 1 de noviembre de 2017

Nadis y Chakras ¿Qué son?

Para entender que son los nadis y los chakras desde la perspectiva yóguica, tenemos que partir del campo energético universal. Esta energía no está definida por la ciencia occidental (solo se acercan los conceptos de la física cuántica) y podemos denominarla como bioplasma, que empapa todos los objetos tanto animados como inanimados en el espacio y los conecta entre sí.

El ser humano esta compuesto a su vez por tres cuerpos completamente relacionados entre ellos, el físico, el mental y el espiritual.
El cuerpo físico (denso), es el más fácil de comprender, se trata del cuerpo que estudia y trabaja la medicina occidental, los huesos, órganos, músculos…
El mental (astral o alma) no es visible para el ojo físico y comprende aspectos sutiles como las emociones, energías y psiquis.
El espiritual (causal), es el origen de los otros dos, donde reside la conciencia, la esencia o el ser.

Es el cuerpo astral o energético el que sirve de vehiculo para unir el espíritu (púrusha) con la materia (prakriti o el cuerpo físico) y el que se relaciona a su vez con el campo energético universal. El modelo que mejor puede explicar el sistema energético humano es el holográmico, donde cada pieza se representa de forma exacta para soportar el cuerpo físico.
   NIVEL ESPIRITUAL - SER          NIVEL ÁLMICO - ENERGÍA          NIVEL FÍSICO - HUMANO
Cuando hablamos de nadis y chakras, comenzamos a profundizar en la comprensión del funcionamiento del cuerpo energético según la tradición yóguica y en su relación con el cuerpo físico y espiritual.


Chakra es una palabra sánscrita que significa rueda. Es el término utilizado para designar determinados centros o vórtices energéticos que se encuentran en el cuerpo astral. Son los núcleos donde se genera y transforma el prana, o energía vital, centros de intercambio entre las dimensiones física y la astral, y entre esta y la causal, para después distribuirla al resto del cuerpo.

Esta distribución se hace por medio de los nadis, que en lengua sánscrita quiere decir tubos, son los conductos energéticos del cuerpo astral. Algunos tratados hablan de más de 72.000 nadis, pero los tres principales son Ida, Pingala y Shushumna.


Mediante los chakras, la energía del prana puede transformarse en energía para la dimensión física y decimos que un chakra se abre cuando crece su tamaño, esto se logra cuando la persona logra tomar conciencia de su existencia y lo activa. Cuando la energía del chakra no se integra, se bloquea y puede originar diferentes problemas físicos y psíquicos, deformando nuestras percepciones y embotando nuestras sensaciones.

Cada cuerpo tiene su propio juego de 7 chakras principales y cada chakra tiene tres funciones básicas:
  1. Revitalizar el cuerpo.
  2. Provocar el desarrollo de distintos aspectos de la autoconciencia, ya que cada chakra se relaciona con diferentes funciones psicológicas, visibles en los entornos sociales.
  3. Transmitir energía entre los diferentes niveles.
En los textos clásicos del yoga, cada chakra se representa con un mandala, un color, un elemento y se relaciona con una glándula endocrina, un plexo nervioso mayor y con cada uno de los cinco sentidos.

Aunque originalmente estos conocimientos no tienen que nada que ver con la salud ni las terapias, más bien con concepciones filosóficas que nos aproximan a la trascendencia y a la liberación espiritual, la comprensión de su funcionamiento puede facilitarnos el pasaje por las diferentes situaciones y etapas ante las que nos encontramos. 

Desde esta nueva perspectiva, el conocimiento de sí mismo es el que tiene efectos terapéuticos, ya que cuando uno va aprendiendo a observar su cuerpo, sus emociones y sus propios pensamientos, distanciándose de ellos, comienza también a actuar con conciencia, conduciéndose a sí mismo a la liberación de conflictos tanto a nivel orgánico como psicológico.


Recuerda que la verdadera sabiduría nace de la experiencia.


- Namaste -

Urtzi Artola

Instagram namaste.zentroa
Síguenos a través de facebook