jueves, 27 de septiembre de 2018

Segundo Yama: Satya, veracidad, no mentir, honestidad, pureza.

Satya significa “lo real”, “lo verdadero”, por lo tanto también engloba la sinceridad, la autenticidad, la pureza y la sabiduría . Se puede interpretar como la comunicación adecuada por medio de palabras, escritos, pensamientos y acciones. Se trata de ser limpio en la gestión de la comunicación, con los demás y con uno mismo.
Lo que expresamos, ya sea un pensamiento, palabra o acción, tiene poderosas consecuencias en nosotros y en nuestro entorno. Por eso hay que ser conscientes de que demasiada dosis de sinceridad a veces puede hacer daño de forma innecesaria. El amor está por encima de la verdad y la “bruta sinceridad” no es verdad.

Si el amor está detrás del uso de la verdad estarás practicando el Satya y el Ahimsa (no violencia) al mismo tiempo. La verdad no es algo que se aprenda, como el conocimiento, sino algo que te es revelado, como la sabiduría.
Para comprender Satya es necesaria una gran dosis de honestidad que usaremos para reconocer que no sabemos nada y aceptar que tenemos ganas de saberEse impulso nos empuja hacia el estudio y autoconocimiento. Necesitaremos también de humildad para seguir aprendiendo durante toda la existencia, hasta que finalmente caiga la ignorancia esencial.
.
En Satya está también la idea de coherencia entre pensamiento, palabra y acción; coherencia también entre los valores que decimos sostener y lo que hacemos en la vida cotidiana. Implica coherencia y comprensión de que naturalmente todos los fenómenos están relacionados (acción-reacción) y que lo que sucede es inevitable, incluso nuestra existencia, ya que se crearon la condiciones adecuadas. 

Satya en tu Práctica de Asana:

La falta de Satya en el Asana se podría manifestar diciéndose uno mismo que no puede hacer la postura que, en realidad, sí puede o viceversa, terminando forzando el cuerpo. Las posturas forzadas o mal alineadas no demuestran la práctica de lo puro ni de lo verdadero, y tampoco demuestran la sabiduría interior que debemos cultivar; representan una falsedad y una deshonestidad.
- El ser honesto contigo mismo también implica que no vas a copiar la apariencia de la postura de alguien más. Tu experiencia es solo tuya y los intentos de hacer la postura de tu compañero es pretender ser algo que no se es. Se trata de atender a tus sensaciones globales y  observar tus pensamientos, descubrir lo real en esa postura.
- Satya implica no aceptar creencias o criterios preestablecidos esperando que los resultados sean los que a nosotros nos gustaría que fueran o lo que alguien nos ha dicho que va a ser. Es no tapar la realidad por creencias previas y experimentar la realidad sin prejuicios: si crees que una postura es revitalizante así será porque tú lo crees, no porque sea cierto, si crees que una postura ayuda a fortalecer la espalda así será, aunque la esté dañando.
- A través de las asanas, satya nos permite ir tomando la medida de nuestro cuerpo y también de nuestra mente, de ir conociendo sus trucos, sus contradicciones y por supuesto sus mentiras. Satya nos ayuda a ensayar esa “comunicación adecuada” en el laboratorio de nuestro cuerpo. A veces es la mente la que grita mucho antes de que el cuerpo esté al límite y, otras veces, es la mente la que va a intentar aguantar un poco más.

- Si abordamos las asanas con simpatía hacia nosotros mismos y comprensión hacia nuestras debilidades; si enfrentamos nuestros fallos con humor y con paciencia, avanzaremos de una manera asombrosa.

Efectos en la vida diaria:
- A través de la práctica de yoga podemos ver como mejoramos el nivel de congruencia cognitiva, esto es, la coherencia entre pensamiento, sentimiento y acción. Si trasladamos las reflexiones anteriores al contexto personal y social, aprenderemos a ser más honestos con nosotros mismos y con las relaciones que establecemos con los demás. La honestidad implicaría también ser prudente y respetar los tiempos de cada proceso. 

- Evitando mentirse a uno mismo, cuando la vida te pone en situaciones complejas, te haces más fuerte al ver que no te desmoronas. Esto repele a los estados depresivos, aumentando tu propia confianza y las de tu entorno.
- En el tema de la alimentación, satya supondría ser honesto y sincero contigo mismo. Si sabes que un alimento no te sienta bien y no debes comerlo, no te engañes utilizando cualquier excusa.


- La pureza (Satya) es como una casa limpia.
Te hace sentir bien, es la limpieza consciente, es la ética, es la moralidad,
es la honestidad, es el compromiso. -

 - Yogi Bhajan - 


- Namaste -

Urtzi Artola

Instagram namaste.zentroa
Síguenos a través de facebook