miércoles, 13 de febrero de 2019

Segundo Niyama: Santosha, disfrute, contentamiento, gozo, satisfacción.

Santocha se define como el contentamiento o la facultad de estar a gusto y en paz, con lo que se posee y lo que no se posee. Tiene mucho que ver con una humildad sincera que nos hace vernos como eternos aprendices de las lecciones que la vida quiera proporcionarnos. Se trata de una actitud interna donde uno decide ser feliz por si mismo, sin compromisos ni ataduras.

La coherencia cobra vital importancia en este niyama, pues nos hace posicionarnos de determinada manera ante una situación. A mayor coherencia ante las situaciones, el síntoma que brota es la felicidad. Por eso las personas coherentes están más cerca de SER FELICES que las que no lo son. 


La felicidad es entonces un síntoma y no tanto una meta. No es un objetivo por el que hay que esforzarse. Este es uno de los mayores errores que cometemos. Nos cuesta tanto ser felices, que la desesperación nos hace poner la felicidad como meta.

Quien dice ser feliz, es por que toma decisiones y asume sus consecuencias, vive su vida de forma coherente, satisfactoriamente. Tomar decisiones nos da la libertad de vivir como queremos, solo así, LIBRES, podemos ser felices. La felicidad es un síntoma que te acompaña cuando tu vives como quieres, libre.



Santocha está relacionado con el yama asteya. Sólo cuando dejamos de identificarnos con nuestro ego y sus deseos de lograr cosas, aparecerá santocha, sin necesidad de aparentar, sin necesidad de buscarla fuera de nosotros o en otros.

Santocha y práctica:

- Cultivar santocha en la asana implica una forma de sentirse, una forma de estar, estar bien, sentirse a gusto con uno mismo en cada postura, en cada momento de la práctica, por lo tanto es responsabilidad de cada uno ajustar la práctica a sus características y a su momento.

- Se siente verdadera gratitud por los beneficios del yoga y por el privilegio de tener una vida que te permite practicar yoga.

- También implica no querer ir más allá del límite donde ya tu cuerpo te está diciendo que es suficiente, en cuanto veas que estás forzando, se debe suavizar la práctica, para reconocer el disfrute.

Efectos en la vida diaria:

- Se empieza a valorar el mero hecho de estar vivos, de tener el tiempo y la posibilidad de estar donde estamos, intentando cada vez vivir mejor.

- Se cultiva la capacidad de renuncia, la sencillez, la paciencia y el sentido común o coherencia

- Empezamos ver el aspecto positivo en todos los seres y situaciones. A tomar decisiones libres ante toda circunstancia.

- En la alimentación sería disfrutar y agradecer por el alimento que vamos a ingerir, no tanto por si es gustoso al paladar sino por el gusto de poder alimentarnos y nutrirnos.

- La felicidad no es el destino, 
es la actitud con la que viajar por el camino -

 - Anónimo -



- Namaste -

Urtzi Artola

Instagram namaste.zentroa
Síguenos a través de facebook

www.namaste-zentroa.com


Hay es cuando los maestros de yoga dicen, al candidato en el sendero, las pruebas le reafirman. Solo si hay coherencia.